Need To Know
 
Exitoso inicio de Feria Nacional del Libro Veracruz
Los Miserables – Tom Hooper (2012)
Anterior
RANDOM
Entrevista con Ari Brickman
Siguiente

1984; La manipulación de la memoria

Por Coffee and Saturday02/18/2013

1984 – George Orwell

‘Who controls the past,’ ran the Party slogan, ‘controls the future: who controls the present
controls the past.’ And yet the past, though of its nature alterable, never had been altered. Whatever was true now was true from everlasting to everlasting. It was quite simple. [i]

La novela 1984 escrita por George Orwell, publicada en 1949, es una obra ficticia de carácter político, una distopía y una crítica a los regímenes totalitarios, en específico al régimen Stalinista, habiendo alusiones tanto a Stalin como a Trotsky dentro de la historia. Durante la narrativa se destaca en gran medida el lema del partido que gobierna la sociedad descrita por Orwell, “quien controla el pasado controla el futuro, quien controla el presente controla el pasado”, el camino al control de la realidad sugerida por la neolengua, el triunfo sobre la memoria mimetizado con el triunfo sobre la historia.

INGSOC es el partido que domina Oceanía, mostrando la historia y la situación actual de la zona, alentando al odio en contra de los opositores, en este caso Goldstein, el amor hacia el partido y sobre todo hacia el Gran Hermano que todo lo ve.

BIG BROTHER IS WATCHING YOU[ii], apunta Orwell en su obra, el Gran Hermano de apariencia omnipresente vigila cada movimiento al mismo tiempo que los controla, debido a que da las órdenes de lo que debe o no hacerse, no sólo es una pantalla que puede observase, es una proyección de imágenes construyendo realidades y un ojo mirando los movimientos de la sociedad. Es el Gran Hermano la figura que representa al totalitarismo, algo más allá de una o varias personas, algo más allá de un partido, una construcción que mira sin ser mirada, algo más allá que un dictador que manipula, es la representación de la ideología.

Winston Smith, uno de los tantos encargados de escribir la historia que conviene al partido, de seleccionar lo que engrandece y mantiene el amor por el Gran Hermano, y de borrar todo documento que desfavorece, comienza a reflexionar sobre la sociedad en la que se desenvuelve, en gran medida motivado por la lectura del libro de Goldstein, el opositor de INGSOC.

En esta sociedad se manipula la memoria, lo hace quien controla el presente, inventa el pasado para favorecer su futuro. Domina la memoria y los documentos, ya que como señala Braunstein, “la memoria no sería un archivo de documentos sino una construcción enriquecida por la imaginación”[iii], la memoria esta en constante movimiento, expuesta a los olvidos y las represiones. La memoria como vínculo social, estructurada por recuerdos que se constituyen desde un futuro que espera, desde el deseo del Otro, desde el porvenir, pues el pasado no se puede volver a vivir, sólo recordar para re-presentar su ausencia y re-vivirlo, dando pie a otra vivencia.

De esta manera, continuando con Braunstein se comprende como “el recuerdo no es una función individual sino una construcción colectiva, que el Otro se inmiscuye siempre en él, sea aportando datos, sea censurando y torciendo la exactitud del relato según el viento de intereses no siempre claros, sea velando y deformando las borrosas imágenes fotográficas del pasado”[iv], esta es la labor de uno de los Ministerios del Gran Hermano al cual pertenece Winston, quien poco a poco cuestiona la ideología, cayendo en reflexiones sobre la libertad y el control gubernamental, notando cómo sus compañeros de trabajo están bajo el dominio del discurso que maneja INGSOC, es decir, no solo bajo el dominio gubernamental, sino creyendo un discurso de moralización que se les proyecta cada día, percibiendo la guerra como necesaria para la paz y al odio a los opositores como el verdadero amor al Gran Hermano, moralización en el plano laboral donde a pesar de que se explota al proletario, y en 1984 la clase proletaria no pertenece a INGSOC, simplemente está a su servicio, se siente protegida y en deuda con ese Gran Hermano que no hace más que ver por su mantenimiento y no por beneficiar a quien lo mantiene, puesto que sin dudarlo reprime dando muerte, encarcelando, torturando y persiguiendo a quienes comienzan a mostrar un cambio de pensamiento.

Las reflexiones de Winston permiten notar cómo funciona el Gran Hermano, al igual que el comportamiento de las personas y las acciones que se promueven en dicha sociedad,  mostrando la tesis que menciona Althusser en La filosofía como arma de la revolución (título que sugiere cuestionar lo que en el fondo se afirma, ¿no es acaso en 1984 la filosofía el arma de la revolución, El libro que permite a Winston tener otra perspectiva, misma que encuentra en Julia, y lo que permite que el Gran Hermano siga siendo grande?), “la ideología interpela a los individuos en cuanto sujetos[v], ya que no hay práctica sino en y por una ideología, y no hay ideología sino por y para sujetos, puesto que el sujeto lo es de la cultura, es decir, de los rituales prácticos de la vida cotidiana, de la política, de las acciones de todos los días como ir al trabajo, a la escuela, realizar las tareas, contestar un saludo, dormir por la noche, etc., se es sujeto del contexto en que se vive aun antes de nacer, de la ideología.

Para Althusser es necesario sentirse fuera de la ideología en un nivel de conocimiento científico para reconocerla y terminar asumiéndose dentro de ella, es lo que sucede con Winston tras leer El libro, se siente fuera, ajeno a sus compañeros, reconoce la ideología, quita el velo de moralización que antes de nacer el Gran Hermano le había puesto, sin embargo, el poder que ejerce el gobierno se hace presente, ya no a través de los mensajes que emite la pantalla, ahora es la habitación 101 el recurso que dota a la obra con un final poco alentador para su protagonista, quien sólo pudo develar su entorno, mas no cambiarlo. Una habitación 101 del Ministerio del amor donde si se recuerda a Winston que “freedom is the freedom to say that two plus two make four. If that is granted, all else follows  [vi] es sólo para que pueda volver a olvidarlo, resignificarlo y tener la certeza de que 2+2=5.

 

Génesis Rivero

 


[i] Orwell, George. (1949) 1984  p. 44    http://www.planetebook.com/ebooks/1984.pdf

[ii] Ibid. p. 4

[iii] Braunstein, Néstor (2008) Memoria y espanto., México D.F. Siglo XXI Editores, p. 10

[iv] Ibid. p. 24

[v] Althusser, Louis (1968) La filosofía como arma de la revolución. México, D.F., Siglo XXI Editores, p.138

[vi] Orwell, George. (1949) 1984  p. 103    http://www.planetebook.com/ebooks/1984.pdf

  [divider_1px_dashed]
[row][show_AdSense float="left" ad_client="pub-8891147675631444" ad_slot="9746039317" ad_width="728" ad_height="90" ][/row]
[divider_1px]

What's your reaction?
Excelente
0%
Bueno
0%
No me gustó
0%
Muy malo cámbienlo
0%
Coffee and Saturday
Coffee and Saturday
Selección editorial
0 comments